La rentabilidad de un inmueble en el punto de mira.

By 14 octubre, 2018 marzo 15th, 2019 Sin categoría

No es un secreto. Dado el panorama actual la inversión inmobiliaria ya triplica la de los bonos de Estado a diez años, en un entorno en el que la deuda pública no ofrece rentabilidades atractivas y los tipos de interés son mínimos, los inversores buscamos de continuo lugares y focos de inversión.

Claro que esa estimación se debe centrar en gran medida en un lugar y momento concreto, pues no todas las ubicaciones tienen el mismo valor (ya se sabe, ubicación, ubicación, ubicación, que dirían los especialistas en inmobiliaria).

Según Idealista, la inversión inmobiliaria que mejor rentabilidad mantiene está los locales comerciales con una rentabilidad bruta estimada del 8,4% mientras que las oficinas dan un rendimiento del 7,8%. Los garajes flojean un poco más perdiendo seis décimas con respecto a hace doce meses, quedándose en un 5,5%.

A continuación dejamos una estimación de Business Insider sobre las ciudades más atractivas para inversión inmobiliaria:

¿Qué ciudades son más atractivas?

  • Dentro de la vivienda, entre las capitales españolas, Las Palmas de Gran Canaria es la ciudad donde resulta más rentable, con un 7,8%. Le siguen Lleida (7,7%), Santa Cruz de Tenerife (7,4%), Huelva y Almería (6,9% en ambos casos).
  • La caída del precio del alquiler en Barcelona ha reducido su rentabilidad hasta el 4,9%, mientras que en Madrid se ha situado en 5,7%. Sin embargo, las rentabilidades más bajas de España son las que obtienen los propietarios de viviendas en alquiler en San Sebastián (4,2%), A Coruña (4,3%) y Ourense (4,3%). A continuación, se sitúa Zamora (4,7%). Hay que tener en cuenta que para calcular la rentabilidad es necesario contar con los gastos. Impuestos elevados, como el IBI, hacen que la rentabilidad en determinadas ciudades disminuya.
  • Rentabilidad de los locales comerciales. Los locales son el producto que mayor rentabilidad tiene en la mayoría de las capitales. El mayor retorno se obtiene en Pontevedra (10,7%). Le siguen las rentabilidades de Córdoba y Zaragoza, donde arrojan sendas tasas del 9,5% y 9,4% respectivamente. A continuación se sitúan las ciudades de Las Palmas de Gran Canaria (9,1%), Oviedo (8,8%) y Barcelona (8,5%). En Madrid la tasa está situada en el 7,8%. Castellón ofrece los locales con menor atractivo para el inversor (sólo 5,8% de rentabilidad), seguida por Cádiz, Logroño y A Coruña (6,1% en los tres casos).
  • Rentabilidad de las oficinas. Las oficinas de Zaragoza presentan el retorno más jugoso de entre las capitales, con un 7,4% de rentabilidad bruta. Le siguen Oviedo (7,1%), Málaga (7,1%) y Santa Cruz de Tenerife (7%). En Madrid la rentabilidad asciende al 6,6%, mientras que en Barcelona baja hasta el 5,8%. En el lado opuesto encontramos las rentabilidades de A Coruña (4,8%), Valladolid (5,4%), Santander (5,4%), Almería (5,5%) y Valencia (5,5,). El mercado de oficinas no es tan uniforme como el de otros productos, por lo que resulta imposible obtener datos estadísticos de más de la mitad de capitales españolas. Rentabilidad de los garajes Los garajes son, en contraposición, el producto menos rentable para el inversor en muchas capitales. La mayor rentabilidad se obtiene en Palma (7,9%), seguida por Las Palmas de Gran Canaria (5,8%) y Málaga (5,7%).
  • Rentabilidad de los garajes. La capital con los garajes menos rentables es Salamanca, con un 2,6%, seguida por A Coruña (3%), Barcelona, Madrid y Vitoria, comparten una tasa del 3,1 Para la elaboración de este estudio, idealista ha dividido el precio medio de venta ofertado entre el precio de alquiler que solicitan los propietarios en los diferentes mercados referente a los índices trimestrales de viviendas, locales, garajes y oficinas correspondientes al cuarto trimestre de 2017. El resultado obtenido es el porcentaje bruto de rentabilidad que proporciona a un propietario alquilar su vivienda. Este dato facilita el análisis del estado actual del mercado y es un punto de partida básico para todos aquellos inversores que quieran comprar activos inmobiliarios con el fin de obtener beneficios.