Plan específico de rehabilitación para el sector terciario

By 22 julio, 2015 marzo 15th, 2019 Noticias, Sin categoría
sector terciario puerto banus

Rehabilitación de oficinas y locales comerciales

En esta nueva etapa económica, el sector no residencial tiene la voluntad de invertir en eficiencia energética ya que está considerada como un factor determinante dentro de su posición en el mercado.

La energía representa un porcentaje creciente en los costes de explotación de un edificio, mientras que el potencial de ahorro es elevado. La relación entre estos dos componentes determina la revalorización del edificio a través de la mejora de la calificación energética.

El sector terciario, dentro del cual destacan los edificios de oficinas y comerciales, representa el 35% del consumo de energía del conjunto del parque de edificios, con un potencial de ahorro que oscila entre el 35% y el 50% según la tipología.

Este sector se caracteriza por necesitar retornos más rápidos a la inversión y la mayor importancia de las medidas pasivas; tiene una mayor tasa de rehabilitación por razones corporativas y necesita compatibilizar la inversión en eficiencia energética con el régimen de alquiler, tal y como propone la Directiva de eficiencia energética.

Tras las jornadas y estudios realizados al respecto, los profesionales del sector terciario llegan a las siguientes conclusiones:

  • Mejorar la comunicación entre las Administraciones Públicas y el sector terciario para intercambiar el mejor conocimiento de un sector que ha de contribuir significativamente a los objetivos de ahorro de energía y reducción de emisiones de CO2.
  • Destacar la importancia de las actuaciones de eficiencia energética en el sector no residencial por su visibilidad, su capacidad para ser reproducidas en diferentes contextos y su carácter ejemplarizante para que tenga un tratamiento específico en los planes de rehabilitación de las distintas administraciones.
  • Dar un primer paso para la movilización de la inversión privada hacia la rehabilitación a través de la colaboración público-privada entre las administraciones públicas, las entidades financieras y las empresas del sector que han decidido mejorar la eficiencia energética de sus edificios.

Oscar Fernández Bracho