Ventajas de invertir en locales comerciales

By 27 diciembre, 2019 febrero 24th, 2020 Noticias
Local Comercial - Urbemar

La inversión en locales comerciales son una gran alternativa para diversificar los ahorros de todo inversor, ya que la mayoría de las compañías optan por el alquiler de un local a su compra. Este hecho favorece a la rentabilidad que ofrecen estos inmuebles con su adquisición y posterior alquiler con porcentajes que oscilan entre un 6% a más de un 10%, siendo porcentajes superiores al ofrecido por las viviendas.

Solvia calcula que de cada 100 locales comerciales ofertados, se venden alrededor de 40. Las diez principales capitales españolas, Las Palmas, Málaga, Baleares, Alicante, Santa Cruz de Tenerife, Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona y Zaragoza son las que tienen el índice de rotación más alto. Por lo tanto, hay que elegir bien la ubicación, la tipología y las características de los locales. Estamos ante un mercado mucho más profesional que el de la vivienda, de ahí que resulte vital el asesoramiento profesional. Además de la ubicación del local, el flujo de peatones y su poder adquisitivo y la competencia de otros establecimientos en la misma zona, son elementos básicos para dotar de seguridad a las operaciones en la que, hoy por hoy, es la inversión de moda en España.

¿Qué ofrecen?

Rentabilidad atractiva.

Los locales comerciales generalmente tienen una rentabilidad superior al de las viviendas y otro tipo de activos. Según datos de Idealista, la rentabilidad bruta de alquiler de locales a nivel nacional en 2018 fue del 9,3%, por delante de las oficinas (8,4%), viviendas (7,4%) y de los garajes (5,1%).

Flujos de caja continuos.

Los beneficios periódicos provienen de las rentas de alquiler del inmueble. La renta de alquiler es comparable al cupón de un bono y consigue ir obteniendo ingresos y rentabilidades periódicas que van amortizando la inversión inicial.

Activo real que permite reducir riesgos.

Los inmuebles se encuentra dentro de la categoría de activos tangibles por lo que la combinación de éstos con activos financieros, dentro de una cartera de un inversor, resulta la mejor fórmula de diversificación del riesgo.

Contratos de alquiler más largos y más flexibles.

Este tipo de inmuebles generalmente cuentan con rentas de alquiler protegidas con contratos de mayor duración. Asimismo, la legislación para operar estas rentas es más flexible que la de alquiler residencial, esto hace tener más capacidad de replantear la estrategia de salida de la inversión o venta del inmueble.