La inversión terciaria antes de la llegada del Covid-19

By 29 junio, 2020 Noticias
Urbemar_inversión_terciaría

El volumen estimado de inversión terciaria (oficinas, retail, logística y hoteles) en los tres primeros meses del presente año alcanzó los 1.900 millones de euros, lo que supone un 25% más de forma interanual, según los datos facilitados por Savills Aguirre Newman.

Desde el punto de vista inversor, se partía de muy buen momento. Dada la situación de incertidumbre, causada por el Covid, resulta complejo el hacer cualquier tipo de conjetura categórica, por no tener analogías precedentes al estar ante una crisis muy compleja e indeterminada aún. Pero según declaraciones formuladas por Roberto Scholtes, director de estrategia de UBS de  Savills Aguirre Newman, la crisis dejará como una de sus grandes víctimas a los locales y centros comerciales.

El inmobiliario se convirtió en una alternativa muy rentable para los inversores, alcanzando niveles récord de inversión en terciario desde 2015, y, es posible, que si la recuperación es rápida la inversión refleje también una mejoría. A este respecto Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano, opina que el tipo de medidas tomadas por el gobierno de defender solo a los pequeños propietarios de vivienda son medidas que ahuyentarán a los inversores internacionales en el largo plazo. No obstante se entiende que la situación de 2020 es diferente a la de 2008 y por lo tanto se cree que la inversión inmobiliaria puede volver al mercado español, ya que es un mercado que no está en burbuja inmobiliaria.

Compras relevantes, concernientes al primer trimestre: se registraron seis operaciones superiores a 100 millones, algo poco frecuente. Junto a las ventas de Intu, destacó el traspaso a finales de febrero de la sede del banco ING, el parque empresarial Helios en Madrid que era propiedad de Blackstone, adquirido por la firma coreana Inmark Asset Management, por un importe de 190 millones.

También fue relevante la compra del complejo Castellana Norte en la capital por parte del fondo Harbert, que pagó 127 millones por el inmueble que acoge la sede de Huawei en España. Por último, el vehículo español GPF Capital adquirió al fondo CBRE GI por 100 millones la que será una de las grandes oficinas de Caixabank en la ciudad, en la antigua sede de Barclays en Colón, actualmente reformada con un diseño de Norman Foster.